De la necesidad al éxito

Si hay alguien que ha dejado una huella onda ese es Eloy Cavazos. 

Protagonista de grandes hazañas en los ruedos de los diferentes rincones de México y el mundo.

De la necesidad al éxito

No importa cuántas veces o de cuántas formas platique su historia, siempre se descubre algo nuevo en la vida del llamado "Pequeño Gigante de Guadalupe".

El gusto por la tauromaquia no fue una elección, toda su infancia la vivió en la Plaza de Toros de Guadalupe, donde su papá era custodio y a los 17 años tomó la alternativa por la necesidad de salir adelante.

"Me hice torero por necesidad, porque había muchas carencias en casa, vivíamos en una plaza de toros, después en una vecindad y más tarde en una pequeña casa de renta", recuerda el Matador en retiro. 

A los 8 años comenzó su recorrido por los ruedos, luego de acudir a Aguascalientes con un grupo de niños toreros, donde sobresalieron sus dotes taurinos.

Su popularidad se fue extendiendo por diversas partes del mundo, pero fue en España, donde conquistó su momento cumbre: salir en hombros de la plaza de Las Ventas, lo que no ha podido lograr otro torero mexicano.

Ese hoy lejano mayo de  1972 está grabado en el mundo taurino, cuando Eloy triunfó al hacerle una inolvidable faena a un colorado de nombre Azulejo, que pesó 600 kilos.

Noticia Relacionada

Un año antes, en su confirmación, también había salido en hombros. 

"Taurinamente fue uno de los momentos históricos de mi vida porque triunfar en Madrid es muy difícil. Qué tan difícil será que el 27 de mayo se cumplirán 50 años de que un torero mexicano no abre la puerta grande de la Plaza de las Ventas. Han ido toreros y han cortado oreja, han dado la vuelta al ruedo, pero nadie ha podido salir en hombros", expresa el guadalupense.

A la fiesta brava le debe muchos momentos gratos en su vida.

"El primero fue poder regalarle una casa a mi mamá, eso me dio una satisfacción muy grande. Después vino una avenida con mi nombre y salir a hombros por la puerta grande de Madrid", dice con orgullo.

También te puede interesar

Aunque no todo fue sencillo, pues también hubo tristezas y penas muy grandes en su carrera deportiva y vida personal.

"He tenido varios momentos complicados; me pegaron 20 cornadas, tuve 15 fracturas, una enfermedad que se llama cisticercos que me dejo una parálisis de medio cuerpo y luché por salir adelante, lográndolo gracias a los médicos y a Dios". recuerda.

A sus 72 años de edad, Eloy no puede ocultar el orgullo de que en su natal Guadalupe se le reconozca. 

"Me siento orgulloso. Muy agradecido con Dios y con la gente que en vida le han puesto mi nombre a una avenida, que tenga el nombre de Eloy Cavazos, una estación del metro y afuera de la estación una escultura muy bonita. También tengo más reconocimientos en ciudad Miguel Alemán, Mazatlán, Durango y San Cristóbal de las Casas", finaliza.




MAS NOTICIAS DE LA SECCIÓN
Ricardo Ferretti confirma a Hugo González en Bravos de Juárez

Ricardo Ferretti confirma a Hugo González en Bravos de Juárez

Dinamarca vs Bélgica: Christian Eriksen verá juego desde hospital

Dinamarca vs Bélgica: Christian Eriksen verá juego desde hospital

Italia vs Suiza: los italianos podrían estar en problemas

Italia vs Suiza: los italianos podrían estar en problemas